Skip to content

Terapia de ansiedad​

Aprende a gestionar de manera distinta el estrés

La ansiedad es uno de los síntomas más habituales en la sociedad de hoy en día. El estrés que conlleva el trabajo, la familia o los problemas personales son algunos de los motivos más recurrentes en este tipo de terapias.

La respuesta más frecuente al estrés es la ansiedad, sin embargo, cuando ésta se convierte en la habitual pasan a predominar el miedo y la preocupación y a tener consecuencias negativas sobre la atención en nuestras tareas y sobre el bienestar emocional. La ansiedad prolongada suele venir acompañada de sintomatología somática, siendo la dermatitis o los problemas gastrointestinales los más frecuentes.

Esto puede tener comienzo en edades tempranas y continuar hasta la edad adulta si no se lleva a cabo un proceso para lograr una regulación correcta.

¿Qué síntomas debo experimentar para acudir a una terapia de ansiedad?

Los síntomas más comunes son la sensación de nerviosismo o tensión, el aumento del ritmo cardíaco, sensación de peligro, pánico, sudoración y temblores, respiración acelerada, problemas de concentración, problemas para conciliar el sueño o insomnio, escozor en la piel, dermatitis o  problemas gastrointestinales.

Si sientes que te estás preocupando demasiado y esto repercute en tu trabajo o relaciones personales o si estas preocupaciones te causan malestar, sería buen momento para acudir a terapia.  Como se ha dicho anteriormente la ansiedad es una de las muchas respuestas que hay ante el estrés, si por lo contrario sientes que ante situaciones estresantes te sientes deprimido, con estallidos de ira o desarrollando estrategias evitativas, como puede ser el consumo de alcohol, debes pedir ayuda y acudir a una terapia para gestionar el estrés de otro modo.

Terapia para la ansiedad

Toma el control de la situación

La ansiedad es la respuesta natural de nuestro cuerpo al estrés y una de las causas más común para acudir a la consulta.

¿Qué tipos de ansiedad existen?

Existen varios tipos de trastornos relacionados con la ansiedad, puede que te sientas identificado con alguno de ellos, pero éstos sirven únicamente como orientación, pues hay que estudiar cada caso en concreto ya que cada persona presenta su sintomatología particular y lo importante no es tanto la “etiqueta” diagnóstica como si lo es el malestar y las consecuencias que está teniendo la ansiedad sobre tu vida.

Agorafobia

Con este trastorno se intenta evitar los lugares o situaciones en las que crees que puedes quedar indefenso, atrapado o avergonzado e intentas evitarlos a menudo.

por enfermedAD

Trastorno de ansiedad generado por una enfermedad, síntomas de ansiedad o pánico que provienen de un problema de salud físico duradero.

Generalizada

Trastorno de ansiedad generalizada. Ansiedad y preocupación generalizada y generada por actividades o eventos o asuntos comunes de rutina.

Trastorno de pánico

Episodios repetidos de sensaciones de miedo o terror intensos que alcanzan su máximo nivel durante algunos minutos.

Mutismo selectivo

Incapacidad desarrollada en niños de hablar en situaciones puntuales como la escuela o el hogar.

Ansiedad por separación

Este trastorno suele aparecer en niños que sufren la separación de sus padres u otras personas que cumple con una función paternal y genera ansiedad que influye en el desarrollo del niño.

ansiedad social o fobia social

Este trastorno implica altos niveles de miedo o rechazo ante situaciones sociales que generan vergüenza o inseguridad.

Fobias específicas

Se generan cuando la persona se ve expuesta a un objeto o situación específica y el deseo de evitarlos.

Inducido por sustancias

Estos síntomas son resultado directo del uso indebido de drogas o medicamentos y su exposición.

Preguntas frecuentes

La ansiedad es la respuesta más frecuente cuando tenemos un alto nivel de estrés, genera una sensación tanto física como mental de angustia y tensión.

Las causas de la ansiedad pueden ser múltiples, debe evaluarse cada caso de forma individualizada. Suele estar relacionada con la vivencia que tiene la persona que la padece de que ciertas circunstancias le sobrepasan y no puede dar respuestas adaptativas a su entorno. En ocasiones a persona no es consciente de qué es lo que le está generando esta ansiedad. En terapia trabajaremos para explorar qué circunstancias están siendo foco de esa ansiedad y qué respuestas está dando que no resultan efectivas.

La sensación para advertir si tienes ansiedad es cuando la situación de malestar ya es prolongada. El mIedo y la preocupación son las emociones que predominan en tu vida y sientes que está interfiriendo ya de manera grave en tu día a día, impidiéndote la concentración o perjudicando tus relaciones. 

Es bueno que sepamos identificar que estamos sintiendo ansiedad, esta es una señal adaptativa que nos activa para reaccionar ante algo que no nos está haciendo bien. Por ello, a lo que hay que aprender es a identificarla y a gestionarla de un modo que nos permita resolver, y no prolongar ese estado de alerta y preocupación.

En terapia trabajaremos sobre: aprender a identificarla, observar en qué situaciones suele aparecer y evaluar si la respuesta que estás dando la aumenta o no. Aprenderás herramientas de autoconocimiento y gestión que, no solo te ayudarán con la ansiedad, sino con otros estados emocionales que también nos sirven de indicador y que nos puede generar malestar. 

La ansiedad es la respuesta frecuente a estados de estrés prolongados. Con un proceso de terapia podrás aprender a gestionar este estrés, a saber identificar cuándo estás entrando en episodios de ansiedad y saber gestionarlo de otro modo, sin llegar a padecer estados de ansiedad.

Los síntomas de las crisis de pánico suelen ser: sensación de peligro, miedo a perder el control, sudor, temblores, dolor de pecho, dificultad para respirar, mareos o desmayos.

La ansiedad no influye a nuestra capacidad intelectual, lo que ocurre es que afecta a nuestra capacidad de concentración y de memoria a corto plazo. Es posible que en periodos en los que estamos sufriendo ansiedad tengamos la sensación de ser menos productivos o de tener mayor dificultad para concentrarnos.

Contacta conmigo

  • Tienes a tu disposición la mejor pscióloga terapueta adaptada a ti.