Skip to content

Terapia emocional​

Identificar y gestionar las emociones es clave en la relación tanto con los demás como con nosotros mismos​

La parte afectiva y emocional es considerada una de las más importantes dentro del marco de la salud mental. Cómo nos sentimos y cómo reaccionamos ante las situaciones y personas que nos rodean sirve de influencia y nos afecta a la hora de ver la realidad. En ocasiones, puede resultar complicado identificar y gestionar lo que nos está pasando y en ocasiones pueden aparecer conflictos graves que nos lleven a necesitar de una terapia centrada en la emoción.

La terapia emocional se caracteriza por trabajar el procesamiento emocional de las situaciones. Las emociones son reacciones adaptativas que permiten la supervivencia y la reacción al medio, son necesarias para responder y adaptarnos al entorno, por ello es importante saber identificarlas y gestionarlas, con el fin de desarrollar estrategias de afrontamiento adaptativas.

¿Cuál es el objetivo de una terapia emocional?

El principal objetivo de la terapia es contribuir en el proceso de cambio de los pacientes para que sean capaces de experimentar sin bloquearse y puedan comunicarse y gestionar de una manera adaptativa sus emociones.

Identificar y gestionar las emociones de manera adaptativa es clave en la relación afectiva tanto con los demás como con nosotros mismos, por ello en terapia trabajaremos para saber identificar cada emoción así como conocer y ser conscientes de la reacción habitual a cada una de ellas, para así poder comprender de qué modo nuestras reacciones pueden afectar en el contexto y aprender nuevas formas de gestión más adaptativas.

Terapia individual sistémica

Los sentimientos nos ayudan a sobrevivir

Te ayudo a entender cómo influyen las emociones en tus pensamientos, comportamientos y la toma de decisiones.

Pasos a seguir en una terapia emocional

En toda terapia existen diferentes pasos que cumplir para un buen funcionamiento de todo el proceso. Con estos pasos se pretende lograr una mayor conciencia a la hora de reconocer y gestionar las emociones para así lograr establecer una relación sana con uno mismo y con el entorno.

Trabajo psicoeducativo

En primer lugar un trabajo psicoeducativo para conocer todas las emociones que podemos experimentar, ya que en muchas ocasiones no somos conscientes ni de que muchas de ellas existen.

Experimentación

A continuación, se trabaja la experimentación de forma consciente de aquellas que se producen y afectan al paciente y comprender que todas las emociones deben ser aceptadas y validadas.

Trabajo con paciente

En tercer lugar, se trabaja con el paciente para descubrir con él el para qué de esa emoción, integrar la idea de que las emociones son indicadores adaptativos para gestionar cada situación.

Gestión y regulación de la emoción

Para finalizar, trabajaremos esa gestión y regulación de la emoción para ser capaces de aprender responder de un modo adaptativo, que nos genere mayor bienestar emocional y mejore las relaciones.

Preguntas frecuentes

En cualquier tipo de tratamiento desde el que trabajo, el componente emocional es imprescindible y una prioridad en el trabajo con el paciente. Cuando se trabaja con la persona toda la parte emocional, esta siente mucha mejoría, pasa a tener mayor capacidad para reconocer sus emociones y gestionarlas, evitando así el desbordamiento emocional y sabiendo gestionar mejor tanto distintas situaciones del día a día como sus relaciones.

Trabajar con las emociones es conocerse, saber cómo se funciona a nivel emocional. El autoconocimiento te hace más dueño de tus decisiones, tomándolas de una forma más consciente y, por tanto, más libre. 

Con todo este conocimiento la psicología nos permite una mayor comprensión del a conducta humana, pudiendo trabajar con la la persona nuevas herramientas y formas de afrontamiento para salir de un momento de bloqueo, como puede ser el padecer depresión o ansiedad.

El objetivo no es controlar las emociones, sino reconocerlas y gestionarlas. Las emociones tienen una función adaptativa, por lo cual no hay que evitarlas sino permitirnos sentirlas, saber identificar cual es la que estamos sintiendo y así poder gestionar nuestras relaciones y las diferentes situaciones de forma coherente y comprendiendo qué nos está ocurriendo, no desde la confusión y desbordamiento emocional.

No hay emociones positivas y negativas, si es cierto que unas nos resultan más agradables de experimentar que otras. Lo que quiero decir con esto es que todas tienen su función y por lo tanto nos indican algo. Si estás en una etapa en la que con más frecuencia estás experimentando emociones como la tristeza o el miedo, te aconsejo que trates de explorar qué te están indicando. En terapia trabajaremos écnicas dirigidas a la gestión emocional, por ejemplo para reducir la tristeza, pero también exploraremos qué situaciones te generan esa tristeza y qué cambios necesitas para dejar de sentirla de forma tan frecuente.

Si, la inteligencia emocional existe. Cada vez más, en diferentes ámbitos se está dando más importancia a su desarrollo y potencial. En escuelas, empresas o deporte cada vez más se está demostrando que es importante trabajar la inteligencia emocional, desarrollando habilidades como capacidad de tolerar la frustración, resiliencia o gestión de emociones.

La inseguridad tanto emocional como en uno mismo viene derivada de una baja autoestima, En el caso de la inseguridad emocional, se le añade el hecho de no ser consciente de las propias emociones y no añadido a la inseguridad en uno mismo se deriva el que la persona no valide ni valore sus emociones.

Las consecuencias directas de no entender nuestras emociones son, la confusión, el desbordamiento y la inestabilidad emocional. Esto nos afecta de modo directo a la salud mental y a la hora de gestionar las situaciones de nuestro día a día y nuestras relaciones.

Contacta conmigo

  • Tienes a tu disposición la mejor pscióloga terapueta adaptada a ti.