Skip to content

La problemática de los mensajes contradictorios

¿Cuál es la teoría del doble vínculo?

La teoría del doble vínculo, de Gregory Bateson, es una teoría creada en su búsqueda por conocer las causas de la esquizofrenia, entre otras enfermedades mentales. A pesar de no ser la teoría que prime a la hora de explicar este tipo de enfermedades, si logró destacar la importancia que tiene la comunicación en la dinámica familiar, en la creación de la realidad, en el desarrollo individual y en las relaciones. 

Antes de nada, ¿qué es esto del doble vínculo? Este término se emplea cuando el receptor recibe mensajes contradictorios entre sí al mismo tiempo por parte del emisor. El receptor queda en cierto modo atrapado entre dos mensajes, ya que esta contradicción siempre va a ser negada por el emisor.  

Cuando una persona está expuesta a situaciones doble vinculantes de forma constante con personas con las que se tienen relaciones cercanas (un padre o una madre), acaba generando una patología mental que le permite escapar de la condena de los mensajes contradictorios.

¿Cómo se genera la comunicación contradictoria?

Ejemplos de mensajes contradictorios

Vamos a ver algunos ejemplos de patrones comunicativos, situaciones doble vinculantes que pueden estar en el día a día y en diferentes tipos de relaciones.

Antes, es importante aclarar que el doble vínculo puede darse de dos modos. Puede ocurrir que ambos mensajes contradictorios se den de forma verbal o que uno de ellos sea verbal y el otro no verbal. Es decir, decir una cosa y con nuestra conducta o comunicación no verbal, mostrar lo contrario.

 

La teoría del doble vínculo

 

Madre o padre con su hijo adolescente:

  • Mensaje 1: “Nosotros queremos que crezcas, hagas tus planes con amigos, no siempre con nosotros y te damos libertad para ello, si no lo haces es porque no quieres”.
    Mensaje 2: Cuando este chico/a plantea a sus padres que ha quedado con un amigo y que no puede acompañarlos a hacer un recado el mensaje que recibe es: “¿Cómo no me vas a acompañar?, a las personas a las que se les quiere no se les dice que no”.

En una relación de pareja:

  • Mensaje: “No me importa que salgas esta noche con tus amigos, claro que sí, pásalo bien…. En fin, yo no tengo nada hacer, me quedaré en casa, no te debo parecer divertido/a ya que prefieres salir con ellos”.

En el mismo mensaje está comunicando que le parece bien su plan, pero está transmitiendo otro que va a generar culpabilidad en su pareja por no quedarse en casa.

 

En pareja o entre padre/madre e hijos:

Esta es una situación comunicativa típica, ante la pregunta “¿Estás enfadado/a?

  • Mensaje 1: “Para nada, ya sabes que yo nunca me enfado…”
  • Mensaje no verbal: tono altivo o victimista, mirada baja, tono enfadado.

 

En las tres situaciones planteadas, ¿es difícil acertar verdad? Se plantea un dilema comunicativo, y hagas lo que hagas, vas a fallar o va a quedar la duda de qué es lo que realmente el emisor quiere. Este tipo de mensajes suponen una de las grandes barreras de la comunicación e impide que nos entendamos en relación con el otro.

¿Cuándo se convierte en un problema el doble vínculo?

  • Se da entre personas con estrecha relación: genera consecuencias a nivel individual y de la relación cuando ocurre con una persona significativa (familia o pareja).
  • Se está expuesto de forma constante y continuada: no es un problema cuando ocurre de manera aislada, si lo es cuando se convierte en la dinámica habitual de funcionamiento o de resolución de conflictos.
  • El receptor no sabe cómo salir de “la encerrona”: es decir, cae en la trampa.
  • El emisor va ganando “poder” en la relación y el receptor acaba sometiéndose.
  • El receptor comienza a generar inseguridades, comienza a dudar de si el problema es que él/ella no sabe interpretar los mensajes. Esto es común en relaciones tóxicas.

¿Qué consecuencias tiene una comunicación basada en mensajes contradictorios?

Si este tipo de comunicación es frecuente puede producirse:
  • Frustración: sentirse atrapado de forma habitual entre dos mensajes contradictorios, genera mucha sensación de desgaste y la constante sensación de “haga lo que haga, estará mal”.
  • Enfado: esta dinámica genera enfado por ambas partes. El emisor se enfada, ya que en ninguno de los casos la respuesta del receptor le va a encajar, es imposible cumplir con dos cosas contradictorias. Por otro lado, el receptor puede rebelarse ante esta contradicción.
  • Acabar en los extremos: distanciamiento y fusión:
    •  Este fenómeno puede crear dependencia en la persona, al no saber salir de la trampa que generan los dos mensajes, la persona no es capaz de resolverlo, de desengancharse y se genera una relación de dependencia, con mucha carga de culpa.
    • Por otro lado, puede darse el distanciamiento radical. Ante la imposibilidad de entenderme, me rebelo, esto genera un conflicto continuado y decido distanciarme.
  • Inseguridades. Una persona expuesta a esto de forma habitual puede acabar dudando de si misma. Algo así como el fenómeno Gaslighting.
Los Mensajes contradictorios
Desde la terapia sistémica, podemos trabajar sobre la comunicación consciente, según el modelo sistémico, y cómo ésta afecta al tipo de dinámica que se instaura en nuestras relaciones. Si te has visto identificado en alguno de los ejemplos y sientes que no sabes gestionarlo, no dudes en ponerte en contacto conmigo, juntos podemos trabajarlo, tanto si te has visto como emisor o como receptor.

Otros artículos que también te pueden interesar