Skip to content

¿Cómo ayudar a una persona con ludopatía?

La adicción al juego, conocida como ludopatía, ha cambiado mucho en los últimos años. Esta problemática solía tener un perfil de entre 30-50 años, que asistía a centros de juego y máquinas recreativas en bares. Actualmente el perfil es mucho más variado, siendo muy frecuente observarlo en jóvenes y adolescentes, desde los 16 años.

También ha cambiado mucho la modalidad de los juegos. Internet ha tenido mucho que ver en esta evolución, ya que los jóvenes tienden más a abusar del juego vía online, tanto en juegos de azar como en apuestas deportivas. Los jóvenes tienen a un “clic” la posibilidad de apostar sin salir de su habitación.

Es importante que si tenemos a nuestro alrededor a alguien que sufra esta adicción podamos detectarlo y ponernos en marcha para ayudarle, ya que es una problemática que no solo perjudica a la salud mental de la persona, por generar otros síntomas derivados del juego, sino que también trae graves consecuencias en otras áreas de la vida de la persona.

¿Qué es la ludopatía?

La ludopatía es un trastorno que implica adicción a la conducta del juego. La persona, de forma progresiva va experimentado una mayor necesidad de jugar, llegando a ser incontrolable, a pesar de obtener pérdidas u otras consecuencias negativas. Hablamos de adicción cuando esta necesidad de jugar se convierte en prioridad para la persona. Esto se traduce en que la persona conseguirá dinero para continuar jugando de la forma que pueda, llegando a poner en riesgo su capital, el de alguien cercano o robando.
Se trata de una problemática que afecta mucho a otras áreas de la persona, que quedan totalmente relegadas a un segundo plano, como la familiar o la laboral.

Adicción a la conducta del juego

Síntomas de la ludopatía

• El juego se convierte en prioridad en la vida de la persona, por encima de cualquier consecuencia.

• Tanto el juego como su planificación, ocupa la mayor parte de su día.

• No puede controlar su deseo de jugar. Las sumas apostadas van en aumento.

• Si ha habido algún intento de controlar el juego, ha fracasado.

• Sentimiento de satisfacción al realizar una apuesta.

• Problemas económicos que se van agravado conforme la persona empeora.

• La vida social y familiar queda relegada a un segundo plano.

• Comienza a pedir dinero prestado o incluso robarlo.

• Ansiedad: la persona dedica mucho tiempo a pensar la fórmula para ganar. También siente ansiedad cuando no puede tener acceso al juego (Síndrome de abstinencia).

• Depresión derivada por el sentimiento de culpa y los problemas que va generando la adición.

• Alteraciones del sueño.

• El juego puede estar asociado al consumo de alcohol u otras sustancias.

• Aislamiento social: la persona pasa a relacionarse sólo con el juego y lo que le rodea.

• Ausencias y menor rendimiento en el ámbito laboral.

• La persona pone en peligro su trabajo, sus relaciones y su patrimonio.

¿Cómo ayudar a una persona con ludopatía?

Fases de la ludopatía

Se ha observado un patrón común de tres fases en las personas que han desarrollado la adicción al juego. Es importante conocerlas para poder comprender en qué fase se encuentra la persona y así entender que es lo que le está ocurriendo y buscar la mejor forma de ayudarla.

• Fase de ganancia: en esta fase la persona no es adicta al juego. Puede obtener las primeras pequeñas ganancias, que le generan una gran expectativa de lo que puede llegar a ganar. Esta experiencia funciona como reforzador, y hace que la conducta se repita. Éstas tienen mucho más peso que las pérdidas.
Además de la económica, obtiene otra ganancia de esta actividad; se distrae, se desahoga, reduce su ansiedad… etc. Algo llama su atención de esta conducta, lo que hace que quiera ir repitiéndola cada vez con más frecuencia. Tiene ilusión de control, cree tener el total control de lo que apuesta y la cantidad jugada”.

• Fase de pérdida: la frecuencia de juego y las cantidades apostadas aumentan, por lo tanto, también lo hacen las pérdidas y las deudas. El juego comienza a afectar a otras áreas de su vida: pide dinero prestado o lo roba, falta al trabajo, reduce sus horas de sueño para jugar…etc. Además, necesita mayor exposición y mayor riesgo para obtener la sensación de satisfacción que le generaba el juego al principio. Es un fenómeno similar al que ocurre con la tolerancia al alcohol. La conciencia de problema en esta fase suele ser muy baja y lo más probable es que lo nieguen e incluso se pongan agresivos para defenderse. Llegados a este punto lo mejor es que te pongas en contacto con un profesional.

• Fase de desesperación: el juego ha llegado a ser muy frecuente y por lo tanto las pérdidas son importantes, llegando a haber perdido todo patrimonio y el de su familia. En algunos casos el desespero y la necesidad de jugar es tal, que llegan a cometer actos ilegales para lograr más dinero. La persona se ve con dos fuentes de ansiedad grandes. Por un lado, la necesidad de seguir jugando, para lo que necesita dinero y por otro lado, los problemas derivados tanto económicos como en sus relaciones. Lo habitual es que la persona haya perdido su trabajo o su rendimiento sea muy bajo.

Cómo ayudar a una persona con ludopatía

• Trata de identificar en qué fase se encuentra, entenderás mejor su conducta.

• Si la persona está en fase de pérdida o desesperación, acude a un profesional.

• Ayudarle a buscar otras tareas que le sirvan de entretenimiento y ocupen su tiempo.

• Realiza con él el ejercicio que propongo en el post “Cómo saber si estoy enganchado al móvil y a las redes sociales” . Éste te permitirá mostrarle como el juego está ocupando gran parte de su vida y está afectando a otras áreas.

• Comunícate con él/ella desde la preocupación y el cuidado, es importante que no se sienta juzgado ni atacado.

• No dejar dinero a su alcance.

• Control del dinero suelto y tarjetas de crédito de las que dispone. Sino tiene dinero, no podrá jugar.

• Es importante tener paciencia, la persona tiene un problema.

• Lo más probable es que no quiera acudir a terapia. Mi recomendación es que acudas tu y te daré ciertas pautas para comenzar con el objetivo de que acabe acudiendo.

• Limitar el acceso a internet, impidiendo las webs de juegos online o apuestas deportivas.

Otros artículos que también te pueden interesar