Skip to content

¿Qué es la depresión y cuáles son sus síntomas?

Sentimientos como la tristeza, la pérdida de interés en actividades diarias, la pérdida de energía, la fatiga o el decaimiento pueden ser familiares para todos en algún momento de nuestra vida, pero cuando estos sentimientos persisten en el tiempo y comienzan a afectar a nuestro desarrollo diario, puede verse producido por la depresión.

La depresión se ha convertido, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la principal causa de discapacidad en todo el mundo y puede afectar tanto a adultos, adolescentes como a niños, siendo más de 300 millones de personas los que padecen esta enfermedad.

A pesar de tratarse de una enfermedad frecuente e importante en nuestra sociedad, todavía son muchas las personas que no la reconocen o no buscan ayuda profesional cuando ocurre. Esto se debe probablemente al estigma social que se ha producido sobre las enfermedades mentales y a la falta de información sobre este tipo de enfermedades que tiene la población.

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad común pero grave, siendo la mayor parte de quienes la padecen, las que necesitan tratamiento para superarla. La depresión se caracteriza por presentarse como un conjunto de síntomas de predominio afectivo (sentimientos de tristeza, apatía, desesperanza, decaimiento, irritabilidad o sensación subjetiva de malestar). Un trastorno del estado de ánimo caracterizado principalmente por un sentimiento prolongado y severo de tristeza.

La depresión es casi dos veces más común entre las mujeres que entre los hombres, produciéndose tipos de depresión exclusivos de las mujeres como la depresión posparto o el trastorno disfórico premenstrual.

Existen diferentes tipos de trastornos depresivos según sus causas, encontrándonos diversos factores que pueden causar la depresión como:

  • Alcoholismo o drogadicción
  • Afecciones como el cáncer o dolor crónico a largo plazo
  • Situaciones o momentos estresantes en la vida: fallecimiento de una persona querida (duelo), divorcio, pérdida del empleo…
  • Aislamiento social

La depresión puede afectar a cualquier persona, de cualquier nivel socioeconómico y de cualquier edad. Una persona puede deprimirse por un motivo en concreto o por varios. En realidad, no existe una única causa conocida de la depresión, si no que esta parece ser el resultado de una combinación de factores genéticos, biológico, psicosociales y de personalidad.

 

¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

La familia tiene una jerarquía que es importante que se cumpla, está relacionada con los límites que se ponen entre los subsistemas, padres e hijos, por ejemplo. Cuando esta estructura se desordena, implica que ciertas personas pasan a ocupar lugares que no les corresponden y por lo tanto funciones que no deben desempeñar.

Síntomas frecuentes en la depresión:

  • Ansiedad y tristeza
  • Pérdida de interés en actividades o situaciones que antes nos producían placer
  • Pérdida de energía o fatiga
  • Irritabilidad
  • Problemas para concentrarse, recordar o tomar decisiones
  • Sentimientos de culpa o pesimismo
  • Retraimiento social y dificultades en relaciones familiares, amistades y a nivel laboral
  • Pérdida de apetito (pérdida de peso) o aumento del apetito (aumento de peso)
  • Problemas para dormir, insomnio o problemas para mantener el sueño

Como ya hemos comentado, la depresión también afecta al cuerpo, produciéndose síntomas físicos frecuentes.

Síntomas físicos frecuentes en la depresión

  • Problemas físicos persistentes como jaquecas, cefaleas
  • Problemas digestivos
  • Dolores crónicos
  • Sensación de tensión interna
  • Mareos
  • Pérdida de interés sexual
  • Problemas para respirar
  • Problemas de corazón
  • Dolor abdominal

¿Cómo se trata la depresión?

La depresión clínica es una de las enfermedades medidas más tratables, siendo 8 de cada 10 personas que la sufren las que mejoran con ayuda profesional. Es importante recalcar que el tipo de tratamiento dependerá de los síntomas que sufra cada persona, de su gravedad o de las circunstancias del paciente.

Desde la teoría sistémica se trata la depresión como un indicador de que algún aspecto en la vida de la persona no está funcionando y por lo tanto es necesario un cambio. Por eso decimos que el síntoma tiene una función, la de “avisar” a la persona de que es importante generar cambio.

En terapia trabajamos explorando el para qué de este síntoma y acompañaos a la persona a explorar todos aquellos aspectos de su historia y su vida con los que no se encuentra bien y es necesario cambiar. No solo se generar cambios a nivel individual sino en todos los sistemas  a los que pertenece la persona y es necesario gestionar algo para comenzar a funcionar diferente.

Otros artículos que también te pueden interesar

Soy Cristina Rocafort, tu psicóloga en Zaragoza

LA AYUDA PSICOLÓGICA QUE BUSCAS EN ZARAGOZA

La terapia es un buen recurso para todo el mundo, nadie es perfecto ni invencible. Quiero que tengas la libertad de dirigir tu vida, que recuperes tu tranquilidad interior para que vivas sin miedo al futuro y con energía para superar los problemas. Mi punto de vista como terapeuta te ayudará a ganar confianza y respeto para enriquecer el tuyo.

Ha llegado el momento de que hablemos y me cuentes qué ocupa tus pensamientos

Responsable: CRISTINA ROCAFORT CIRAC. Finalidad: Responder las consultas planteadas por el usuario y enviarle la información solicitada. Legitimación: Consentimiento del usuario. Destinatarios: Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad.