Skip to content

El silencio, ¿Comunica?

Puede parecer una pregunta estúpida, sin embargo, por mi experiencia en consulta, abre un gran debate.

Seguro que esta situación te resulta familiar:

Estas con un familiar, amigo o pareja al que no ves bien, no se está comportando contigo como lo hace habitualmente y le preguntas qué le ocurre. Éste/a te responde que no le pasa nada, pero continúa en silencio.

Esto ha podido ocurrir tras una discusión evidente o puede que tu no creas que ha sucedido algo importante, sin embargo, tienes la sensación de que a esa persona le pasa algo, no sabes qué es y el/ella te está diciendo que no ocurre nada.

¿Parece una situación algo loca verdad? Ante este tipo de situaciones sentimos que es muy complicado salir de esta encrucijada, ya que se están recibiendo al mismo tiempo dos mensajes contradictorios sobre la misma situación.

Mensaje 1, verbal: “No pasa nada”

Mensaje 2, no verbal: “Si pasa” , “Mi conducta contigo está siendo diferente”

Haber analizado esta situación nos puede ayudar a responder la cuestión de si el silencio comunica o no. La respuesta es un rotundo si. La Teoría de la Comunicación Humana afirma que “Toda conducta es comunicación” y esto, incluye el silencio.

El silencio, puede comunicar muchas cosas. Puede transmitir confianza, conflicto, malestar, distancia, desinterés,etc.

El silencio como forma de castigo

La Teoría de la Comunicación habla de la desconfirmación como una de las patologías que se puede dar dentro de la comunicación. Cuando ésta se da, lo que está ocurriendo es que estamos negando directamente la existencia, presencia o realidad del otro y esto es exactamente lo que hacemos cuando nuestra respuesta ante el otro es el silencio.

No coger el teléfono, estar durante días sin hablar ni saludar a esa persona o contestar con monosílabos o negar directamente la palabra son algunas de las formas más habituales que veo en consulta sobre el mal uso de los silencios.

Esta espera silenciosa daña las relaciones, dificulta la expresión emocional y es vivida como un castigo. Además, quien espera a volver a ser atendido suele sufrir altos niveles de ansiedad, ¿cuándo volverá la otra persona hablarme?

Mi pareja es el/la que se queda en silencio ¿Por qué?

En muchas ocasiones, cuando no somos capaces de identificar y transmitir nuestras necesidades o molestias a otra persona, caemos en el silencio sin ser consientes de que éste no va a transmitir lo que nosotros no estamos siendo capaces de decir y no nos van a entender. En este caso la persona no suele ser consciente de que está teniendo una forma tan dañina de relacionarse.

El silencio en muchas ocasiones puede ser indicador de una dificultad a la hora de expresar emociones o necesidades. En este tipo de casos un trabajo terapéutico puede ayudar a la persona a conectarse consigo mismo y a tener más herramientas a la hora de comunicarse. También es importante el trabajo sobre la historia de la familia de origen para poder trabajar los patrones de comunicación con lo que la persona ha aprendido a relacionarse.

Metacomunicar: no te hagas cargo del enfado del otro

Como hemos dicho antes estas situaciones atrapan, no sabes como responder o como gestionar la situación, es algo así como vivir dos situaciones a un mismo tiempo, “pasa, pero no pasa”. Entonces, ¿cómo lo podemos gestionar?

Nuestro objetivo tiene que ser no enganchamos en este tipo de mensajes, y comunicar a la otra persona que nos estamos viendo atrapados entre dos mensajes1, haciendo éstos explícitos. “Me dices que no estás enfadado/a sin embargo, tu conducta demuestra lo contrario y no entiendo qué necesitas. Te propongo que si algo te ha molestado podamos hablarlo”.

Con este tipo de mensaje estamos haciendo evidente la incongruencia y evitamos quedarnos atrapados.

Si te has sentido identificado/a en esta dinámica, no dudes en ponerte en contacto conmigo. En terapia trabajamos sobre estas dinámicas de comunicación para lograr unas más adaptativas y que te permitan identificar y expresar tanto tus emociones como tus necesidades.

Otros artículos que también te pueden interesar

Soy Cristina Rocafort, tu psicóloga en Zaragoza

LA AYUDA PSICOLÓGICA QUE BUSCAS EN ZARAGOZA

La terapia es un buen recurso para todo el mundo, nadie es perfecto ni invencible. Quiero que tengas la libertad de dirigir tu vida, que recuperes tu tranquilidad interior para que vivas sin miedo al futuro y con energía para superar los problemas. Mi punto de vista como terapeuta te ayudará a ganar confianza y respeto para enriquecer el tuyo.

Ha llegado el momento de que hablemos y me cuentes qué ocupa tus pensamientos

Responsable: CRISTINA ROCAFORT CIRAC. Finalidad: Responder las consultas planteadas por el usuario y enviarle la información solicitada. Legitimación: Consentimiento del usuario. Destinatarios: Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad.