Skip to content

La comunicación en la familia

La comunicación nos permite entablar relación con las personas que nos rodean, es nuestra principal herramienta de supervivencia, a través de la cual podemos expresar nuestras necesidades.

En lo referente a la familia, la comunicación permite generar vínculos fuertes y seguros entre sus miembros, ya sea entre la pareja, entre madre e hijo o entre los hermanos. Cada familia tiene ciertas pautas de comunicación, que suelen ser inconscientes, pero que toda la familia suele respetar y reproducir. Hay familias en las que no se habla de componente afectivo, por ejemplo.

Es importante considerar la comunicación como un elemento importante y trabajarla, tanto dentro de la pareja, desde su inicio, como con los niños. Así podremos generar pautas conscientes de comunicación y fortalecer las relaciones.

¿Cómo debe ser la comunicación familiar?

Para poder tener una buena comunicación familiar, es importarte tener cierta conciencia sobre qué es la comunicación y cómo funciona. Watzlawick, Beavin, y Jackson (1991) estudiaron en profundidad la comunicación humana y cómo ésta afecta a la forma en la que nos relacionamos. Ellos hablaron de 5 axiomas de la comunicación humana, a continuación, vamos a explicarlos con ejemplos del día a día en los que cualquiera podemos sentirnos identificados. Estos autores lo que plantean es que cuando uno de estos axiomas esta fallando, se genera un malentendido en la comunicación que afecta a la relación.

Análisis de la comunicación familiar: los axiomas de la comunicación

1. Es imposible no comunicar: así es, cualquier conducta está comunicando algo

Es clave tener en cuenta que cuando hablamos de comunicación, no nos estamos refiriendo solo al lenguaje hablado, sino a cualquier conducta. No hablar, no contestar, también es comunicación, estoy expresando algo. Pensemos en un bebé recién nacido, no habla, pero sí que está expresando, ¿verdad? Esta cualidad de no expresar sólo con el lenguaje sino con más conductas, no se pierde y es importante tenerlo en cuenta.

Un gesto, una mirada o incluso el silencio. Todo nos está comunicando algo sobre lo que está ocurriendo en nuestra relación con una persona o sobre cómo se encuentra él o ella.

El ejemplo más claro es el silencio. Muchas veces sin decir nada, se está diciendo mucho.

2. La comunicación tiene dos niveles, el contenido (lo que contamos) y la relación

En consulta vemos muy frecuentemente este axioma alterado. ¿Has tenido alguna vez la sensación de estar discutiendo por algo banal por sí solo (dónde colocar algún objeto en casa, por ejemplo) pero tener la sensación de tener que defenderlo con todas tus armas?

Pues bien, lo que está ocurriendo en estas situaciones es que se emplea cualquier contenido (la película que ver, dónde o qué comer, o incluso una noticia) para hablar sobre la relación con la otra persona, o un conflicto no resuelto. Es fácil verlo cuando por ejemplo en una pareja se genera una dinámica de lucha de poder, “a ver quién tiene razón” y esto acaba trasladándose a cualquier conversación que tienen durante el día.

Es importante saber identificar cuando esto está ocurriendo con una persona y poder hablar sobre lo que nos preocupa o nos molesta directamente, no a través de otros temas, si no resulta muy complicado poder resolverlos y se agranda el conflicto.

3. Es igual de importante lo que comunicas (verbalmente) que el cómo lo comunicas (no verbal)

¿Sabías que en muchas ocasiones lo que decimos se contradice con el cómo lo decimos? Seguro que alguna vez te ha ocurrido que alguien te responda que no le pasa nada, pero con cara seria y mirada baja. En esta comunicación hay dos mensajes distintos:

Mensaje verbal: “no me pasa nada”
Mensaje no verbal “me pasa algo”

¿Cómo resolvemos o continuamos esta conversación?, ¿a cuál de los dos mensajes atendemos? Pues bien, está comprobado que cuando hay contradicción entre ambos, solemos quedarnos con la información que nos da el mensaje no verbal. En este caso, a la persona sí le pasa algo.

Es importante que seamos conscientes de que esto ocurre y que podemos estar lanzando mensajes contradictorios, lo que dificulta mucho tener una conversación y mucho más resolver un conflicto. Nuestro receptor puede quedar “atrapado” en esta contradicción y se comienzan discusiones difíciles de parar.

4. Toda comunicación o conversación depende del punto del que parte cada uno

Este axioma hace referencia a los típicos malentendidos por falta o exceso de información de una de las personas. Esto ocurre cuando nosotros iniciamos una conversación con “x” cantidad de información, dando por sentado que nuestro receptor también la tiene, y sin embargo este no tenía ni idea. Dependiendo de la situación, esto puede dar lugar a grandes malentendidos y enfados.

5. La comunicación siempre es simétrica o complementaria

En las relaciones se parte de una posición de igualdad (simétrica) o complementaria, en la que uno asume un rol o característica superior al otro.

Dependiendo del tipo de relación y la situación, lo ideal es que esto vaya fluctuando. Se genera un problema cuando por ejemplo, en una pareja la comunicación siempre es complementaria.

Comunicación asertiva familiar

Barreras en la comunicación familiar

Es importante ser conscientes del uso que se hace de la comunicación, sobre todo con las relaciones más cercanas, si no pueden generarse dinámicas conflictivas y en ocasiones manipulativas, que pueden dañar mucho las relaciones y a las personas.

1. Rechazar la comunicación: negarse a hablar con un miembro de la familia.
2. Descalificación de la comunicación: interrumpir constantemente a un miembro de la familia, cambiarle de tema para evitar algo en concreto o soltar frases incompletas, dejando a la imaginación lo que realmente se quiere decir.
3. Transmitir un mensaje de forma verbal y el contrario con nuestro gesto, a esto le llamamos doble vínculo. “Sí, sal con tus amigos, haz lo que quieras”, mientras muestra cara de desaprobación.
4. Mezclar nuestra relación con algún contenido y emplearlo en una u otra dirección. “Si me quisieras de verdad, vendrías”.
5. Ignorar a uno de los miembros de la familia cuando habla.
6. Tratar de tener siempre un rol superior en las conversaciones.

Técnicas de comunicación familiar

  • Trata de ser más consciente sobre el uso que haces de la comunicación.
  • No emplees temas cotidianos (como las tareas del hogar) para expresar que no estás de acuerdo con algo (sientes que tu pareja no está mucho en casa y te gustaría hacer más planes con él).
  • Tampoco utilices la relación para solucionar un problema de contenido. “Si me quisieras de verdad, vendríais”.
  • Escribir puede resultar terapéutico y nos ayuda a ordenar las ideas. Si sientes que estás mezclando contenido y relación, escribe todo aquello que necesites, hasta que sea evidente el conflicto. Habrás logrado separar contenido de relación. Entonces, podrás ponerlo encima de la mesa para resolverlo.
  • Antes de iniciar una conversación, comprueba que el receptor parte del mismo punto que tú. No des por hecho que tenéis la misma información.
  • Metacomunicar: hablar sobre la comunicación y la relación. Permite hacer explícitos y no quedar atrapado en los fallos en la comunicación que hemos ido viendo a lo largo del post. Es la herramienta que permite descifrar los mensajes ambiguos. “Me dices que no te pasa nada. Sin embargo, por tus gestos y tu cara pareces enfadado”.

Espero que tras leer este artículo hayas descubierto aspectos de la comunicación que, aunque están continuamente presentes en nuestras vidas, no suelen hacerse explícitos. Estos fallos en la comunicación están más presentes de lo que nos gustaría, en muchos casos, es como hemos aprendido a comunicarnos. En terapia realizamos un trabajo constante sobre cómo te comunicas y cómo gestionas distintas situaciones. Si crees que podrías mejorar este aspecto o te has identificado en varios de las dinámicas disfuncionales de comunicación por realizarlos o ser víctima de ellos, te recomiendo que te pongas en contacto conmigo, podremos tratar más en profundidad tu problemática.

Foto portada by Irina Murza on Unsplash

Claves de una buena comunicación familiar

Otros artículos que también te pueden interesar