4 dinámicas negativas de pareja

problemas-de-agresividad-en-pareja

4 dinámicas negativas de pareja

Cada pareja desarrolla su forma particular de funcionar y de comprenderse. Conforme pasa el tiempo y la relación avanza, se van instaurando costumbres, rituales y dinámicas que se convierten en habituales y marcan el devenir de la relación de una forma inconsciente.

Es importante que, como pareja podáis hablar y tratar de ser conscientes de cómo os relacionáis y si alguno de los dos, o ambos no se siente bien con la relación, detectar si habéis desarrollado alguna dinámica negativa de pareja.

Cuando hablamos de una relación de pareja, es importante que tengamos claro que todo lo que se haga debe ser por y para la relación e intentar evitar las conductas que sean destructiva para ésta. La terapia de pareja puede ayudar a hacer evidentes estas dinámicas y sustituirlas por otras mas funcionales.

A continuación, vamos a profundizar en cuatro dinámicas que pueden instaurarse en la relación y que son dañinas si lo han de forma continua.

Las críticas

Sentirte valorado y respetado por tu pareja es uno de los pilares más importantes que sostiene a la relación. Hay dos factores importantes a la hora de evaluar si estamos siendo demasiado críticos.

Por un lado, la frecuencia. La crítica constante cansa, es agotadora emocionalmente y ataca directamente a la valía de la persona. Alguien que está expuesto a una crítica constante va a comenzar a sentirse juzgado y cuestionado en todo lo que haga.

Por otro lado, cómo se está formulando la crítica. ¿Estás criticando para destruir o para construir? Obviamente ninguno somos perfecto y cometemos errores que podemos mejorar, por lo que la corrección es necesaria, pero ésta debe ser constructiva. A la hora de realizar una crítica, trata de centrarte en la conducta en concreto, no en cualidades de la persona.

Otro aspecto importante, ¿cuándo realizar una crítica?

En una relación, sobre todo cuando hay convivencia, por lo general hay dos formas de hacer las cosas. Cada uno viene de una casa y un lugar diferente y, por lo tanto, de una manera particular de funcionar. En algunos aspectos coincidiréis en la forma de organizaros, pero habrá muchas cosas que hacéis de forma distinta. OJO, aquí hay una gran tentación para la crítica que debemos identificar y que es importante manejar. Que tu pareja no haga algo como tu estás acostumbrado a hacerlo, no significa que esté mal hecho.

El desprecio

El sarcasmo, la burla, la indiferencia, infravalorar o ridiculizar, son algunas de las formas de desprecio más habituales. En muchas ocasiones, estas conductas se ven enmascaradas con el humor y parece que, por ello, no deben afectar a la otra persona.

Es clave no olvidar que, cualquier conducta que signifique falta de respeto, en ningún caso va a ayudar a la construcción de la pareja, sino todo lo contrario, por mucho que se haga “como una gracia”.  Seguro que puedes encontrar otra manera de aportar humor a la conversación. 

Hay un fenómeno en sociología llamado “técnica del pie en la puerta”, consiste en pedir algo sencillo a la otra persona para, a continuación, solicitar algo más difícil o importante. Cuando alguien ha accedido a hacer algo, aunque sea de poca importancia, es más probable que acceda a hacer algo verdaderamente importante.

Con las faltas de respeto ocurre algo similar. Si toleras una falta de respeto pequeña, ya es más probable que las faltas de respeto sean parte de la dinámica de la pareja y que el grado de estas aumente, les hemos “abierto la puerta”.

Es importante que, si eres quien soporta este tipo de conductas, las hagas explícitas y marques un límite claro que indique que no vas a consentir ese tipo relación.

Actitud defensiva

También puede ocurrir que uno de los dos miembros de la pareja sienta que debe estar todo el tiempo defendiéndose o justificándose. Esta dinámica puede aparecer en dos situaciones diferentes:

  • Alguien sometido a la crítica constante, se siente juzgado y atacado, por lo que puede ocurrir que sienta que tiene que estar todo el tiempo defendiéndose y justificando su conducta.
  • La persona no se hace responsable de su conducta y traslada la responsabilidad al otro de forma constante. Ante cualquier aspecto, culpa al otro. Pongamos una situación cotidiana, “¿Has podido llamar para reservar en el restaurante al que iremos el sábado?”, alguien con una actitud defensiva respondería algo parecido a “no, tu me lo tendrías que haber recordado “.

En ambas situaciones se genera la dinámica de defenderse incluso cuando no se está atacando y hace que la persona esté en constante alerta, lo que dificulta poder disfrutar de la relación.

Actitud evasiva

Toda conducta es comunicación y evitar a la pareja, de la forma que sea, bien escribiendo en el móvil mientras te habla, o interrumpiéndola de forma constante, estamos indicando algo y la persona puede sentirse despreciada.

Tendemos a calificar como conductas agresivas o faltas de respeto los comportamientos de carácter agresivos o explosivos, sin embargo, la indiferencia o el silencio pueden ser, en muchas situaciones muy dañinos para quienes lo sufren.

Esta actitud puede aparecer de forma puntual, por tener dificultad a abordar algún tema, en cuyo caso mi recomendación es que tratéis, como pareja de abordarlo de una forma distinta.

Sin embargo, esta también puede ser una actitud generalizada, lo que complica la comunicación en la pareja y la expresión emocional. Esto genera en el otro miembro de la pareja mucha frustración, siente que tira sólo del carro y le falta la otra parte importante de la pareja para salir adelante.

Si has identificado a tu pareja en alguna de estas conductas y sientes que es algo que no sabes manejar, te recomiendo que te pongas en contacto conmigo. Juntos podremos explorar qué tipo de comunicación y qué dinámicas estáis teniendo como pareja y trabajar para construir dinámicas más beneficiosas para ambos.

Otros artículos que también te pueden interesar

Cómo Perdonar Una Infidelidad – [10 Consejos Útiles]

¿Es posible perdonar una infidelidad?

Perdonar una infidelidad ¿Cómo?

“Perdonar no es olvidar, es recordar sin rencor”

¿Se puede perdonar una infidelidad?

Perdonar una infidelidad es un reto difícil porque cuando se produce se daña lo más preciado de la relación, la confianza, un hecho que pone en riesgo la continuidad de la pareja.

La infidelidad es tema muy amplio, y no podemos generalizar. Cada pareja es un pequeño mundo y quienes la componen son los que mejor la conocen. Así pues, existen personas que a una engaño responderían con una ruptura inmediata, pero que también hay quienes se plantean perdonar y continuar la relación.

A la pregunta ¿es posible perdonar una infidelidad? La respuesta es: sí, se puede perdonar y al final del post encontrarás 10 claves útiles para hacerlo. ¡Ojo! Te aviso que perdonar no es lo mismo que olvidar así que si no es lo que buscando, revisa tus objetivos. 

10 consejos para superar la infedilidad

Entender es lo primero para perdonar una infidelidad

Desde la terapia sistémica, la infidelidad en la pareja es entendida como un síntoma de que algo no funciona en la relación y en consecuencia necesita un cambio para poder continuar.

Además, el concepto de infidelidad no es igual para todo el mundo. Cada pareja tiene sus propios límites y acuerdos sobre lo que está permitido en la relación y lo que no. Incluso dentro de la pareja, puede que signifique algo distinto para cada uno, por ello es importante que la pareja negocie, acuerde y defina estos límites.

Culturalmente, entendemos que una infidelidad implica tener una relación sexual, sin embargo, no es el único tipo de infidelidad que existe. Para muchas personas una engaño puede consistir en un acercamiento emocional prolongado en el tiempo

¿Cuándo perdonar una infidelidad?

Entender el tipo de infidelidad que has vivido es clave para tomar una decisión consciente sobre cuándo es positivo perdonar y cuándo no. El motivo es que no todas las infidelidades están motivadas por los mismos factores y no todas tienen el mismo índice de gravedad.

 

 

Tipos de infidelidades ¿Cuál perdonar y cuál no?

Aislada: se trata de una aventura puntual, que por lo general sólo implica haber tenido contacto sexual y sin haber existido planificación.
Habitual: este tipo de infidelidad se suele relacionar con la acción de conquista que tiene quien las comete. Por lo general suelen ser diferentes aventuras, de carácter sexual y pueden ser seguidas o cada cierto tiempo.
Estructural: esta infidelidad se ve en parejas muy dañadas, en las que el engaño se ha convertido en uno más en la relación.
Románicas: son infidelidades emocionales que perduran en el tiempo y en las que el objetivo no es tanto el tener una aventura sexual, sino el sentirse querido o enamorado. La persona busca las sensaciones típicas de las primeras fases de enamoramiento, que habitualmente se han perdido en una relación duradera.

¿Cómo superar una infidelidad a nivel emocional?

Una infidelidad emocional supone una crisis de pareja muy fuerte, y desde que se inicia genera muchas emociones en ambos miembros de la relación que inevitablemente van a afectar a la dinámica de la pareja desde el primer momento.

 

 

Emociones que siente el que engaña

Culpa, que suele aparecer de forma inmediata tras el encuentro con la tercera persona. En muchas ocasiones, ponen en marcha conductas de compensación hacia su pareja, para liberar parte de esa culpa.
• Temor por se descubierto
Miedo a perder lo que tiene con su pareja
Euforia y desconexión en el momento del engaño
Arrepentimiento
Vergüenza

Emociones que siente el engañado

Decepción: la infidelidad tumba un proyecto en común y todas las expectativas que se tenía sobre la relación.
Tristeza
Enfado y rabia
Celos: la infidelidad ataca la confianza, por lo que es habitual que aparezcan celos y conductas de control hacia la pareja.
Miedo: a perder la relación y el proyecto de vida que ambos estaban creando.
Traición

Después de una infidelidad ¿cuándo seguir y cuándo no?

Si acabas de conocer una infidelidad de tu pareja, probablemente te preguntes “¿cuando seguir y cuando no con la relación después de una engaño?” Lo primero que debes tener en cuenta es que perdonar y restaurar una relación tras un engaño, no es una tarea ni fácil, ni rápida. Sí, se puede lograr perdonar lo ocurrido pero es necesario pasar tu propio proceso de duelo. 

Es importante que te tomes el tiempo que necesites, no te exijas inmediatez, y trasládale a tu pareja que es lo que necesitas para avanzar. Como he indicado, vas a sentir muchas emociones, muy diversas y hay que digerirlas. Permítete expresar y tener momentos de descarga, para poco a poco poder ir sintiéndote menos desbordado/a por la emoción.

Quiero perdonar una infidelidad pero no puedo ¿qué hago?

Escribir puede resultar muy terapéutico. Te propongo que hagas el ejercicio de escribir diferentes cartas. Cuando te sientas preparado siéntate y escribe sin filtros todo lo que te gustaría decirle a tu pareja o a su amante. No te cortes, esta carta es para ti. Haz esto de forma continuada, expresando tanto como necesites.

El objetivo es que escribas una carta que puedas y quieras entregar a tu pareja, expresando como te sientes y que necesitas. Todas las cartas que escribas antes de la que finalmente entregues, tendrán la función de descargar emoción, y te ayudaran ser más consciente de la situación. Desde en enfado y la rabia no podremos construir.

Tras haber podido descargar la emoción, podrás pensar con mayor claridad si decides perdonar a tu pareja. Recuerda que tu objetivo no es olvidar, esto es imposible y solo lograras frustrarte. Perdonar significa aceptar lo que ocurrió y construir a partir de aquí, instaurar nuevas bases y cuidar la relación.

10 consejos para perdonar una infidelidad y continuar la relación

1. Perdonar debe ser una decisión consciente y libre.
2. Si perdonamos, la infidelidad no puede convertirse en un arma constante.
3. Tampoco puede usarse la infidelidad como elemento de poder en la relación “Como me fuiste infiel…”
4. Acepta que no vas a poder controlar todo lo que nuestra pareja hace. Esto tampoco sería sano.
5. Expón los cambios que necesitas para poder ir poco a poco recuperando la confianza en la relación
6. Tomar un tiempo de reflexión en pareja. Es importante evaluar que aspectos de la relación estaban deteriorados y necesitan ser reforzados en esta nueva etapa.
7. Afrontar esta etapa como una construcción en pareja, acudir a terapia de pareja os ayudará a no enfocarlo desde el conflicto sino desde la construcción.
8. Plantea una conversación con tu pareja en la que preguntes todo aquello que necesites saber. No te quedes con preguntas sobre la infidelidad que te vayan a estar rondando permanentemente.
9. La infidelidad tiene que ver con vuestra relación, no directamente contigo o con como eres.
10. Plantea con tu pareja un tipo de comunicación que invite a hablar de vuestros problemas, no desde el reproche o la culpa.

Foto de cabecera by Alex Iby on Unsplash

Otros artículos que también te pueden interesar

Mi pareja no quiere hablar de nuestros problemas; ¿Qué puedo hacer?

problemas de pareja

Mi pareja no quiere hablar de nuestros problemas;
¿Qué puedo hacer?

“No alcanza con saber si aquello que dices o haces es bueno para ti o para mí. Tampoco si aquello que digo o hago es bueno para mí. Habría que preguntarse si es bueno para la relación, si la nutre, contribuye a construirla o, por lo contrario, la maltrata o amenaza” (Claudio Des Champs, “El baile de la pareja”, 2007).

Resulta muy frustrante cuando para ti existe un problema que afecta a la relación, tu pareja no quiere hablarlo y evita constantemente el tema. Inevitablemente esta circunstancia afecta a la relación y en función de la importancia del tema que estamos evitando y no resolviendo, la pareja se irá deteriorando e instalando en el conflicto o en el silencio y la evitación.

En este post vamos a explorar algunos aspectos importantes que es bueno tener en cuenta antes de afrontar la siguiente conversación con tu pareja y que tienen como objetivo generar un clima que fomente la comunicación en pro de la pareja.

¿Cómo enfocar la relación de pareja?

Antes de comenzar a abordar la problemática en concreto, me parece fundamental replantearnos desde dónde partimos, qué es para ti una relación o qué esperas de tu pareja. La respuesta a estas preguntas y la forma que tengas de entender vuestra relación marcará el cómo afrontas todos los retos a los que os tenéis que enfrentar.

Desde la perspectiva sistémica hablamos de la pareja como un tercero. Como has podido leer, cuando se refiere a una relación de pareja, Claudio Des Champs habla de no mirar por los intereses individuales sino por el bien de la pareja, ¿qué significa esto? Para comprender este modo de enfocar las relaciones, que quizá nunca te habías planteado, debemos considerar la relación como una construcción de ambos, y como toda construcción necesita un proceso de creación, pero también de mantenimiento y de reforma en ciertos momentos.

¿Construirías una casa sin cimientos? O una vez construida, ¿dejarías de atenderla, pero seguirías pretendiendo que estuviera siempre limpia y reluciente? ¿Cambiarías la distribución si lo necesitarais por necesidades familiares? ¿Repondríais algo que se ha roto? Y, ¿Reforzarías los cimientos tras años de su construcción?
Pues bien, con las relaciones ocurre lo mismo. No se sustentan ni se mantienen por arte de magia, es necesario trabajar en la relación y para la relación y esta labor es responsabilidad de ambos.

Sea cual sea el punto en el que se encuentre vuestra relación, es importante ir adquiriendo este planteamiento, pues ayudará en cualquier situación a la que os vayáis enfrentando.

Cómo abordar el conflicto de pareja

En concreto, vamos a tratar de afrontar desde esta perspectiva un problema, muy frecuente en consulta: “mi pareja no quiere hablar de nuestros problemas”. Si te encuentras ante esta situación es necesario plantearse ciertas cuestiones para replantearnos cómo estamos enfocando el problema. 

¿Ha habido algún momento en el que sí habéis sabido o podido resolver los problemas? ¿Qué sí os ha servido? 

Cuando se lleva una temporada en el conflicto resulta más complicado ver las cosas con claridad y es frecuente gestionarlas más desde la emoción, la discusión, el reproche y el silencio. Si sois una pareja que lleva ya un tiempo de relación, tomate un tiempo para pensar en conflictos que habéis resuelto bien y cómo lo hicisteis. Hay que recuperar lo que sí ha funcionado alguna vez. 

¿Esta problemática es algo actual?, ¿desde cuándo está presente? 

Es importante valorar si se trata de una problemática puntual, por no saber como pareja afrontar un determinado problema o si por lo contrario es algo que arrastráis en vuestra historia. 

Trata de identificar si el problema radica en que no quiere hablar de nada relacionado con la pareja o su silencio está relacionado con un tema en concreto que le incomoda. Esto te ayudará a saber cómo afrontarlo. En muchas ocasiones, hay ciertos temas que nos incomodan, nos da miedo poner encima de la mesa o simplemente no sabemos por dónde empezar. Si crees que esto es lo que está sucediendo, házselo saber. 

Valida, normaliza y busca alternativas con frases como:

  • “Entiendo que este tema resulte incómodo de sacar, para mi tampoco es fácil. Juntos podremos afrontarlo mejor”.
  • “Me da la sensación de que para ti este tema es incómodo o te genera angustia, ¿es así?”.
  • “¿Qué necesitas para hablar sobre este tema?”.
  • “Yo estoy disponible para hablar de ello y lo necesitamos como pareja. Cuando estés preparado podemos retomarlo”. 

Si por lo contrario detectas que este es un problema recurrente y la respuesta al punto anterior es que nunca habéis sabido negociar y gestionar el enfado, es momento de recordar que la relación hay que trabajarla e ir adquiriendo herramientas, entre otras cosas para resolver desacuerdos. Como todo en la vida debe aprenderse y entrenarse, ir adquiriendo y sumando herramientas que ya tendréis para siempre. Cuantos más recursos, mayor fortaleza para la relación. Un terapeuta de pareja puede ayudaros a adquirir como equipo algunas de ellas, que formarán parte de los cimientos de la construcción que antes mencionaba.

Mi pareja evita la conversación, ¿qué hago?

Obsérvate, toma conciencia de cómo estás afrontando tú los conflictos. 

Es importante tener en cuenta que ambos tenéis responsabilidad en la gestión del conflicto, por lo tanto, cuestiónate el modo en el que estás llevando a cabo esas invitaciones para hablar. Como he indicado anteriormente, cuando se lleva una época conviviendo con el conflicto tendemos a comunicarnos de forma más agresiva, cuestionadora o desde el reproche y búsqueda de culpables. Todo lo anterior, ¿invita a iniciar una conversación? 

Si comenzamos a entender la pareja como una construcción que es responsabilidad de ambos y que todo lo que hagamos va a tener consecuencias sobre LA RELACIÓN, entenderemos que estos modos de comunicación la debilitan, no la fortalecen. 

Por lo tanto, pregúntate si el modo de afrontar que estás teniendo, fortalece o va en contra de vuestra relación.

 

Antes de iniciar cualquier conversación, ¿Qué quiero conseguir?

Este punto tiene mucho que ver con el anterior. Las discusiones desgastan mucho y cuando son muy constantes se puede generar el pensamiento en alguno de los dos de “no sirve de nada hablar”.  Te recomiendo que no “quemes oportunidades”, pues cada discusión que no resuelve desgasta. Tomarte un momento antes de iniciar un nuevo intento te permitirá plantearte qué quieres lograr, qué te gustaría tratar, ¿qué quieres que cuente la pareja de esa conversación? ¿Qué queremos, lograr tener la razón de modo individual o nutrir la pareja? 

Si nuestro objetivo es en pro de la pareja, tenemos que hacer un esfuerzo y dejar aparcadas todas las armas que impliquen reproche, culpa, orgullo…etc., todas estas desgastan a la pareja, no la fortalecen. Vuelve al punto 2 e inicia una conversación desde una posición de amabilidad y asertividad.

 

Evitar los mensajes “es que tu” y “es que yo” 

Es muy importante ser conscientes del tipo de comunicación que empleamos a la hora de afrontar el conflicto con nuestra pareja. Es posible que sin darnos cuenta caigamos en mensajes tipo “es que tu nunca quieres hablar”; “es que siempre tengo que encargarme yo de todo”. Eliminar esta forma de iniciar las frases te alejará de los mensajes de culpabilidad y reproche. 

 

Centrarte en los mensajes “Yo”

Antes he nombrado la asertividad, la clave es lograr expresar lo que para ti es un problema y lo que estás sintiendo, sin atacar a tu pareja y respetando que él tiene su postura, a partir de aquí podréis construir. 

 

Y, ¿qué ocurre si he hecho todo lo anterior y mi pareja lo sigue evitando?

Mi recomendación es que acudas a terapia de pareja. Si esto está ocurriendo probablemente tu pareja decline acudir contigo. Sin embargo, mi recomendación es que contactes con un terapeuta de pareja. Podremos evaluar la situación e ir generando contigo pequeños cambios con el objetivo de que acabe acudiendo. 

Retomo el concepto de responsabilidad, es importante comprender que si os encontráis en ese punto tú también tienes responsabilidad en que esto se mantenga. Es decir, ¿estás dispuesta/o a mantenerte en esta situación? ¿te sirve? Tú no puedes obligar a la otra persona a que haga algo que no quiere, pero si tienes libertad de, dadas las circunstancias, decidir en qué tipo de relación quieres estar y cómo vas a responder a la situación. 

Otros artículos que también te pueden interesar