Adicción al móvil: ¿por qué sucede y cómo evitarla?

Adicción al móvil

Adicción al móvil: ¿por qué sucede y cómo evitarla?

Son muchas las ventajas que encontramos hoy en día en la utilización del teléfono móvil como el poder estar en contacto con familiares o amigos de forma instantánea, pero cada vez son más las personas que se están convirtiendo en auténticos móvil-dependientes, ya que no pueden estar ni un minuto separado de su teléfono, convirtiéndose casi en una extensión del brazo de muchas personas.

Si estamos pendientes de los mensajes y aplicaciones las 24 horas del día, miramos el móvil nada más despertarnos, mientras desayunamos, durante una comida con amigos, sentimos ansiedad cuando se nos olvida el teléfono en casa o cuando se queda sin batería por la calle, son algunos de los síntomas principales de este nuevo tipo de adicción que también conocemos por el nombre de nomofobia, término anglosajón (no-mobil-phone-phobia).

Si hablamos de datos, debemos tener en cuenta el alcance que puede llegar a tener este tipo de adicción en nuestro país ya que, un 99% de las personas que viven en España tienen un teléfono móvil, siendo los jóvenes entre 18 y 24 años los más susceptibles a padecer una adicción al móvil, debido a que pasan de media al día casi 5 horas frente a la pantalla.

Todos podemos tener números para caer en esta nueva adicción y queremos compartir con vosotros toda la información correspondiente a saber por qué sucede y cómo evitar la adicción al teléfono móvil.

¿Por qué se produce la adicción al móvil?

El uso del móvil se convierte en una adicción cuando pasa a ser una conducta repetitiva y que nos produce placer, siendo un impulso en el que no se puede controlar el uso del móvil una y otra vez.

Si hay una población especialmente afectada esta es la de los adolescentes. Los jóvenes se encuentran en un momento de sus vidas de grandes cambios y donde los puntos de referencia cambian, produciéndose algún tipo de distanciamiento o falta de comunicación con sus padres. Viven en un momento de confusión referente a ellos mismos, a su aspecto físico, a las relaciones con sus familiares, amigos o a sus expectativas de futuro que hacen que sean más propensos a ser objetivos de las grandes empresas a través de las Redes Sociales o ser más vulnerables en el entorno digital debido a la facilidad a acceder a contenidos inapropiados.

Pero debemos tener en cuenta que no sólo los jóvenes pueden ser víctimas de la adicción al móvil porque a cualquier persona, independientemente de la edad, puede influenciarle el cómo está consigo mismo y cómo se encuentran todas las áreas de su vida, como sus relaciones sociales, su situación laboral, el vivir momentos difíciles en una época determinada. En definitiva, todos pensamos que son los adolescentes los más propensos a sucumbir en una adicción como esta, pero debemos tener en cuenta que cualquier persona que se sienta inseguro, perdido, solo y encuentre compañía a través de la pantalla de su móvil puede estar comenzando a ser adicto esta tecnología.

Nomofobia, las características de la adicción al móvil

Como hemos comentado, la nomofobia es el miedo irracional a estar sin el teléfono móvil bien porque se lo han dejado en casa, se han quedado sin batería, están fuera de cobertura o porque se ha estropeado, y de la misma forma que ocurre con otro tipo de adicciones, aunque la adicción al móvil no esté tipificada aún como trastorno en las clasificaciones homologadas de enfermedades mentales, comparte una serie de características con otro tipo de adicciones como:

  • Dependencia psicológica: cuando te quedas sin móvil o te encuentras en una situación en la que no puedes mirarlo, se puede llegar a experimentar ansiedad produciendo también cambios de humor.

 

  • Uso repetitivo y consumo de tiempo: No sólo es la adicción al móvil en sí, sino a todas las aplicaciones, juegos, Redes Sociales, información, etc. las que generan que no prestemos atención a las personas que nos rodean, las que hacen que hagamos un uso repetitivo y cotidiano cada día y, sobre todo, las que cada vez nos roban más tiempo de otro tipo de tareas.

 

  • Conflictos con el entorno: Familiares, amigos o compañeros de trabajo se quejan del uso desmesurado que hacemos del teléfono móvil.

 

  • Síndrome de abstinencia: Como ocurre con las adicciones a las drogas, hay personas que pueden llegar a manifestar síntomas físicos y psicológicos como ansiedad si están “pasando el mono” debido a que se han olvidado en móvil en casa o lo han perdido.

¿Cómo evitar la adicción al móvil?

Es fundamental que para evitar sufrir una adicción al móvil aceptemos y tengamos en cuenta que no podemos disponer del teléfono en todo momento y que debemos hacer cambios sustanciales en nuestros hábitos diarios para evitar que se produzca esta adicción.

Debemos cambiar nuestra relación con el teléfono móvil utilizándolo únicamente en determinados momentos del día, apagándolo por las noches, utilizando el modo avión cuando queramos estar tranquilos o saliendo de casa sin él. Todo ello de forma progresiva para que no produzca nerviosismo.

También es indispensable que se realicen cambios en lo que pensamos que el móvil nos puede dar, ya que el teléfono móvil debe ser una herramienta que nos ayude y no un dispositivo que controle nuestra vida a través de llamadas, videollamadas, mensajes de WhatsApp o notificaciones de Instagram, Facebook, etc.

Te recomiendo que hagas un ejercicio que te propongo en un post anterior, para que puedas evaluar si el uso del móvil está invadiendo más de la cuenta tu día a día. Este ejercicio va a permitirte tener un uso más consiente de la tecnología y ver si su uso está invadiendo otras áreas importantes de tu vida.

 

Otros consejos para hacer un uso saludable del móvil también serían:

  • Silenciar las notificaciones
  • Evitar utilizar el móvil en las comidas
  • No mirarlo si estamos hablando con otras personas o compartiendo momentos de ocio.
  • No utilizarlo como despertador
  • Desinstalar algunas aplicaciones como los juegos
  • No tener las aplicaciones que más usas accesibles, no las tengas en la pantalla principal y mételas en subcarpetas.
  • Cargarlo fuera del dormitorio.

 

En definitiva, se trata de fomentar un uso más consciente y responsable de todo tipo de tecnología y redes sociales. Es importante plantearse si estamos teniendo un buen uso, un abuso o estamos ante una adicción a las tecnologías. Si tras leer este post tienes dudas sobre si estás teniendo un buen uso o ya has detectado que estás más en el abuso o la adicción, pero no sabes cómo gestionarlo, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Estaré encantada de resolver todas tus dudas y acompañarte a trabajar lo que necesites.

Otros artículos que también te pueden interesar

Soy Cristina Rocafort, tu psicóloga en Zaragoza

LA AYUDA PSICOLÓGICA QUE BUSCAS EN ZARAGOZA

La terapia es un buen recurso para todo el mundo, nadie es perfecto ni invencible. Quiero que tengas la libertad de dirigir tu vida, que recuperes tu tranquilidad interior para que vivas sin miedo al futuro y con energía para superar los problemas. Mi punto de vista como terapeuta te ayudará a ganar confianza y respeto para enriquecer el tuyo.

Ha llegado el momento de que hablemos y me cuentes qué ocupa tus pensamientos

Responsable: CRISTINA ROCAFORT CIRAC. Finalidad: Responder las consultas planteadas por el usuario y enviarle la información solicitada. Legitimación: Consentimiento del usuario. Destinatarios: Solo se realizan cesiones si existe una obligación legal. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir, así como otros derechos, como se indica en la Política de Privacidad.